Logo Tantra

El quinto chakra (Vishuddha) y la importancia de expresarse

Desde pequeño me enseñaron a callar: a ocultar mis emociones.

Recuerdo que mi madre (santa mujer que hizo y sigue haciendo milagros por mí) me decía que no hiciera berrinches, que no gritara ni llorara en público porque me hacía quedar mal a los ojos de la gente que me rodeaba. «¿Ves la gente que te rodea lo mal que te miran cuando haces berrinches?»; me susurraba, yo me avergonzaba y dejaba de llorar y gritar.

Ahora me doy cuenta de que esas fueron las primeras veces que me quité el sonido.

A esos episodios les siguieron muchos otros entre los que recuerdo mis días de colegio: los profesores y amigos a los que quería decir cosas que callaba. Más tarde, cuando conocí a mujeres y hombres por los que me sentía, por diversas razones, atraído y a los que quería acercarme pero con los que no encontraba las palabras para hacerlo porque pensaba que pertenecían a un mundo diferente y superior al mío. O cuando, habiendo conocido a una pareja y habiendo invertido mucho tiempo en ella, me he callado para no discutir y por tranquilidad. Por último, varias situaciones en el trabajo en las que tuve que aguantar y callar.

Cada vez mi quinto chakra se cerraba un poco más y con mi quinto chakra se cerraba mi capacidad de comunicar a los demás lo que sentía, vivía y quería.

Llegué a un punto en el que mi quinto chakra estaba tan cerrado que ya ni siquiera podía comunicarme lo que realmente quería.

Llegué a un punto en el que, al no poder comunicarme con nadie, y mucho menos conmigo mismo, me encerré en un silencio somnoliento y perezoso en el que sólo buscaba rutinas para dejar pasar los días de la forma menos dolorosa posible.

Entonces, por pura casualidad (que no existe), descubrí el Tantra y empecé a redescubrir la alegría de comunicar y vivir. Redescubrí que tengo un niño interior con necesidades, deseos y su propia voz.

Redescubrí lo hermoso que es estar en sintonía conmigo mismo y con el Universo.

Volví a descubrir que estoy llena de fortalezas y debilidades y que es la combinación de éstas lo que me hace una persona única y, por tanto, hermosa y preciosa.

Finalmente, descubrí que cuando lloraba de niño, los demás no me miraban mal: era yo quien veía una mirada severa en los ojos de mi entorno porque así lo había sugerido mi madre…

Al abrir el quinto chakra me reabrí a la vida.

¿Y tú?

¿Cómo está tu quinto chakra? ¿Cómo te comunicas contigo mismo@ y con los demás? Déjame un comentario para contármelo o escríbeme en privado.

#tantra #tantratenerife #massage #courses #loscristianos #tantracourses

#massagetherapy #massagecourse #masaje #masajetantrico #tantralife #tantrameditation #tantralove #tantramassage #tenerife #tenerife #tenerifesur

Compartir entrada

Entradas Recientes

Explorando lo divino a través del masaje tántrico: una auténtica escuela en Tenerife

Explorando lo divino a través del masaje tántrico: una auténtica escuela en Tenerife

Explorando el poder transformador del Tantra

Explorando el poder transformador del Tantra

Para qué sirve

Descubre el arte del masaje tántrico: el secreto del bienestar

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *