Logo Tantra

Yo, mi niño interior y mi personaje.

Que el tres era el número perfecto ya lo afirmaba Pitágoras hace 3300 años, pues decía que el número 3 representa el vínculo entre la unidad (el número 1) y la división (el número 2). La escuela pitagórica estaba en muy buena compañía: el taoísmo teoriza la armonía entre la Tierra, el Hombre y el Cielo, y en muchas religiones (incluido el cristianismo) encontramos tríadas divinas.

Esta triple presencia se refleja también en el ser humano, donde coexisten tres aspectos.

    • Yo: mi esencia lo que realmente soy aquí y ahora.
    • Mi niño interior: la parte más vulnerable y pura de mí. La parte que más necesita cuidados, atención y amor.
    • Mi personaje: mi versión pública y socialmente aceptable, la versión de «marketing» para vender y proponer a la gente que me rodea.

¿Cómo se compenetran estas tres partes en ti? ¿Sientes su presencia? ¿Quiere saber más?

Déjeme un comentario o escríbame en privado.

Compartir entrada

Entradas Recientes

Explorando lo divino a través del masaje tántrico: una auténtica escuela en Tenerife

Explorando lo divino a través del masaje tántrico: una auténtica escuela en Tenerife

Explorando el poder transformador del Tantra

Explorando el poder transformador del Tantra

Para qué sirve

Descubre el arte del masaje tántrico: el secreto del bienestar

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *